Smile. El arte de la actitud positiva

  • Smile. El arte de la actitud positiva

"¿Te comprometes con tu felicidad?"

Esa sencilla y poderosa frase es el ariete que suelo utilizar cuando alguien se presentaba en mis sesiones de coaching, en mis clases en la universidad o en una conversación de amigos en la que la queja y el desánimo se proclamaban como tema principal. Habitualmente la respuesta es un "Sí, pero..."

"No, en serio... ¿Te comprometes realmente con tu felicidad?"

Solía rematar antes de que las excusas se extendieran en el tiempo. A partir de ahí silencio, reflexión y comienzo del proceso...

Toda persona sabe que nos rodean noticias negativas. La comunicación que emitimos siempre conlleva un pero. Las conversaciones suelen girar en noticias controvertidas y normalmente críticas. Los medios de comunicación consideran noticiable solo los elementos de catarsis (y estos, suelen ser negativos o anecdóticos) como bien se sabe;

"No es noticia que un perro muerda a un niño, sino que un niño muerda a un perro"

He querido esperar un mes desde la salida al mercado de mi libro "Smile" para poder hacer una reflexión general sobre él. Ya que han pasado cosas magníficas desde el primer concepto de libro hasta hoy y por eso, con el fin de explicar un poco esta obra, debía asentarse todo con ese poso que el tiempo da. Hoy estoy listo para retomar este blog y poder hablar de algo importante; El arte de la actitud positiva.

Smile comenzó con una conversación con Roger Domingo, mi editor, que volvió a abrazar una idea mía tras Carisma Complex. Queríamos un libro claro, cercado, para todos los públicos y orientado a la Actitud Positiva y no tanto a la tan manida felicidad. Aporté entonces dosis de creatividad que el equipo de Alienta y Planeta fueron canalizando para que la obra funcionase y conté con Lydia Sánchez para las ilustraciones y la incontestable ayuda de mi pareja para que en el verano de 2012, largas conversaciones, situaciones de ayuda mutua y diferentes circunstancias esclarecedoras ayudaron a parir un libro del que me siento especialmente orgulloso. No sé si "Smile" es mi mejor libro, pero garantizo que es mi libro más personal. En el que más amor hay. En el que más me he involucrado con el lector. Y el que más recomiendo a día de hoy.

Quizá "Smile" no es mi mejor libro, pero es mi libro más necesario

A lo largo de estos años en los que he publicado ocho libros, no me ha llenado nunca especialmente que mis libros superaran la temida barrera de la primera edición, aunque lo hicieron todos. Tampoco que se vendiesen los derechos de mis obras en latinoamérica, EEUU, UK o incluso Corea. Y solo es una cuestión banal y de alimento del EGO que la gente te siga en twitter o facebook. Lo único que me llena, como creo que a la mayoría de los autores, es saber que tu tiempo de investigación y escritura ha servido para que una persona, al leer la obra, decida reflexionar y ser mejor persona o profesional. Cuando alguien sonríe con algo que tu has escrito, cuando se emociona con un texto o incluso cuando reconocen que "algo tiene que cambiar" es en ese momento cuando ha merecido todo la pena.

Carisma Complex fue para mí mi mejor libro, ya que es el resultado de años de trabajo y sinceramente y sin falsa humildad, considero que es una de las mejores guías de técnicas prácticas sobre comunicación que existe en el mercado y la única que habla de la gestión del carisma sin misticismos o "dones divinos". Sin embargo Smile tiene algo diferente, algo único. En un mes de vida, he recibido más felicitaciones de esta obra que de ningún otro libro anterior. Mensajes de ánimo, de apoyo, agradecimientos y sobre todo; sonrisas.

La creación del libro fue genial y su presentación mágica. Casi 400 personas en el Orange Café en el que se mezclaron clientes, amigos, familia y lectores. El humorista Manu Gorriz, el grupo The Ladies, un photocall, un kit de la risa... ¿Lo mejor? El sentimiento de ver que la gente se reúne para apoyarte, para animarte, para darte aliento y que cada día la familia de mis libros va creciendo entre abrazos generosos y sonrisas cómplices. Ver como todo el mundo se une para celebrar una nueva obra, como la gente lo publica en sus redes sociales, me invita a entrevistas, a conferencias... No es ya que me siga sorprendiendo, es que cada vez me siento con más responsabilidad.

El libro lleva un mes y hoy, puedo anunciar que en los próximos días se lanzará su segunda edición ante la buena acogida del público en librerías de toda España. Gracias por utilizar el libro como un regalo (como dijo un amigo; "este va a ser mi regalo del año a todo el mundo porque sé que no va a fallar") Gracias por recomendar el libro, por hablar de él, por seguir generando contacto y conversación sobre él. Las ventas de libros son imprescindibles para que un autor permanezca en el mercado y yo me siento bendecido por vuestro trato. Gracias. Os animo a que sigamos haciendo grandes entre todos, los mensajes de optimismo, actitud y cambio.

La vida no es fácil, pero podemos hacerla sencilla

Y sencilla puede ser si aprendemos a simplificar, relativizar, positivizar, ilusionar o modificar aquello que intenta someternos, aquello que nos oprime, o aquello que ataca nuestra actitud. Esa es mi receta, que junto con técnicas para la identificación de problemas, y herramientas para potenciar nuestra actitud positiva y felicidad conforman un libro que espero que siga generando muchos buenos momentos y miles de sonrisas.

Por último, quiero compartir dos cosas. La primera, una entrevista que me realizó en estos días Lucía Riera para su blog que creo que sirve para acercar a quienes no conocen tanto de mí o de mi trabajo y gracias a Smile se han acercado a este rincón. Y por otro y más importante, mis agradecimientos. Seguiré escribiendo mientras eso le siga sirviendo a alguien. Es cierto que tengo un límite temporal en la cabeza en el que dejaré este sector, por eso quiero seguir siendo cada día mejor, ya que cuando me retire de esta pequeña parcela del mundo pueda mirar atrás y sentirme orgulloso de mi legado; Las sonrisas valientes, satisfechas y cómplices que mis libros han sembrado.

Gracias, de corazón.

Entrevista a Rubén Turienzo

Estudiaste historia del arte, ¿cómo pasaste luego a interesarte por el mundo empresarial?

Lo cierto es que soy de esas personas que opinan el pasado no condiciona tu futuro necesariamente, pero no cabe duda de que sí que te deja un rastro tangible. La Historia del Arte nos muestra la vida de los emprendedores, de los inconformistas, de los comunicadores, de quienes querían expresar algo y hacerlo de un modo distinto... Bueno, salvando las distancias, mi trabajo en el mundo de las empresas y sus trabajadores, se basa en el arte de conseguir que comuniquen mejor, que hagan las cosas de un modo distinto y por supuesto, de que tengan un estilo propio.

Después hiciste también un máster en psicología, ¿querías enfocar tu trabajo hacia la actitud que se debe tener para alcanzar el éxito?

Así es. Una vez que empecé a descubrir la mente humana con el mundo del coaching, quedé fascinado por la psicología evolutiva y positiva. Necesitaba conocer mejor los componentes de nuestra cabeza para descubrir como activar los mecanismos oportunos, buscando siempre la mejora continua y el llegar de una manera sencilla y eficaz a la gente.

Has escrito ya varios libros y todos tienen en común la positividad, la innovación y la superación, ¿verdad?

Creo que uno escribe de lo que conoce y por eso es fácil que los autores se reconozcan con sus personajes o sus obras. Me gusta creer que lo que consigo en esta vida es a base de esfuerzo y superación constante, y reconozco que la suerte me sonríe al estar siempre provocando oportunidades. De ahí que todos los libros tengan ese componente de “tú puedes” porque en el fondo la vida no es tan complicada si nos ayudan a descifrar su manual de instrucciones.

Este último libro es especialmente positivo, ¿se podría considerar un libro de autoayuda?

Por supuesto. Cualquier libro ayuda a su lector. Unos a crear universos de fantasía, otros a liberar el estrés, otros incluso a aprender y en algunos casos, a ser mejores personas y profesionales. Creo que cualquier autor busca ayudar a sus lectores en alguna parcela y con que a una sola persona le haga ese servicio, todo el esfuerzo habría merecido la pena.

¿Qué es lo más importante que quieres transmitir en smile?

Si tuviese que escoger un solo mensaje sería este: La vida es demasiado seria como para no vivirla con una sonrisa. Perdemos nuestro tiempo malgastando nuestra energía por conseguir un mañana mejor y sentenciando nuestra actitud positiva mientras que buscamos que la vida nos acabe recompensando. Es necesario empezar a vivir de otro modo, salir al mundo con la cabeza alta y buscar siempre la alternativa que nos haga mejorar.

Tu trabajo tiene mucho de docencia, ¿qué intentas enseñar a tus alumnos?

Es uno de mis apartados profesionales más enriquecedores. Todo profesional debería trabajar por dejar un legado digno y el mío lo quiero ver proyectado en el alma valiente, resolutivo y creativo de mi alumnado. No quiero que nadie que pase por mi aula vuelva a creer que todo está perdido o que no tiene el poder de cambiar su mundo. Cada generación debe apostar siempre por que la siguiente sea mejor que la suya propia. Ese es el sentido de la docencia.

Si en tus ponencias siempre tratas de dar unas pautas aplicables para que la teoría sea útil, ¿es fundamental entonces la participación activa de los alumnos?

Bueno alumnos y asistentes de todo tipo. Empresarios, emprendedores, personal de empresa, personas en desempleo... Creo que la mejor forma de aprendizaje es mediante el ejemplo y la práctica. Siempre que se pueda, hay que ponerse el mono de trabajo y vivir al máximo la experiencia. Así es como me gusta entender mi profesión.

Tienes una página web que actualizas regularmente, utilizas las redes sociales, ¿qué importancia tienen para ti las nuevas tecnologías en tu trabajo?

En las próximas semanas la web vivirá una evolución necesaria, con nuevas secciones, un restaurado diseño y la integración de todas las plataformas sociales en un solo lugar. Yo soy fruto de las nuevas tecnologías ya que aunque mi esencia de trabajo es presencial y comunicativa desde el plano del llamado 1.0, mi repercusión y conocimiento masivo está llegando gracias a las redes sociales. Quizá sin ellas hubiese llegado al mismo lugar, peor no cabe duda de que habría tardado mucho más tiempo. Las redes sociales y los smartphone son máquinas de acelerar el tiempo para aquellas personas que saben qué quieren proyectar.

Ganaste el año pasado el Victory Award en la categoría de Estrategia y este año estás nominado en dos categorías. ¿Qué supone para ti este reconocimiento?

Bueno, finalmente este año acabé con dos premios finalistas y una mención de honor. El Victory del año pasado o el Faro entregado en Venezuela son sin duda un reconocimiento que te obligan a ser mejor cada día. A saber que estás en el foco. A cuidar los detalles y son un impulso a intentar ser mejor. Me siento halagado de estos premios internacionales y espero que aquí mis trabajos triunfen con tanta fuerza como lo hacen fuera de España.

Por último, ¿qué tienes entre manos en este momento?, ¿estás dando clases o preparando algún nuevo proyecto?

De momento disfrutar de “Smile. El arte de la Actitud Positiva” ya que una vez acabada la presentación, empieza la labor titánica de conseguir que le libro tenga una gran aceptación en el mercado. Eso supondrá muchas apasionantes horas, reuniones, entrevistas y por supuesto, firmas de ejemplares (algo que me encanta) Sin abandonar a mis actuales clientes por los que siento un absoluto respeto ético y a mis alumnos por los que tengo un verdadero compromiso, empezaré a pensar en mi próxima obra, para nunca dejar de estar en el camino de conseguir una mejora real también para mí. Me queda mucho por aprender aún.

Muchas gracias.

Muchas gracias a ti y un fuerte saludo. Te deseo mucho éxito en este proyecto.