marca

La marca acomplejada

Sabino, un gran amigo Italiano me explicaba que el gran artista renacentista Michelangelo no podía con el éxito de su compatriota Da Vinci y con la aparente facilidad con la que éste ejecutaba sus obras. Por ello, cuando recibió el encargo del cardenal de san Dionisio Jean Bilhères de Lagraulas por 450 ducados de oro en 1498, decidió hacer una obra por la que ser recordado; La Piedad. Una escultura majestuosa que sería un referente artístico y que aun hoy en mi humilde opinión, es una obra perfecta a la que nadie podría añadir mejora alguna.